Entrevista a Ari Brickman, actor de “5 días sin Nora”

Ari Brickman es el coprotagonista de “5 días sin Nora”, película mexicana dirigida por Mariana Chenillo, que obtuvo el premio Astor de Oro como Mejor Película en el 24 Festival Internacional de Cine de Mar del Plata.

brickman2

A.G. A vos te tocó la responsabilidad de venir a este festival y cubrir a Mariana, y traer esta deliciosa comedia de humor negro. Contanos que la llevó a Mariana  a encarar este tema

A.B  Creo que es un tema que Mariana llevaba muchos años cargándolo, desde  su infancia. Está basado en un hecho real de su vida, de su abuela que intentó suicidarse 14 veces y a la decimocuarta vez lo logró por primera vez. Esta es su ópera prima, estando todavía en la escuela hacia cortos y en esos cortos hablaba también de ese tema. Entonces era como un proceso que ella venía cargando, viviendo desde  hace mucho tiempo, y creo que de repente al hacer esta película por fin se sintió un poco liberada, y ahora siente que puede hacer otras cosas, que ya hemos platicado. Eso le permitió hacer una película muy personal, con un sabor muy autentico, porque viene de un lugar muy profundo y muy real de su propia existencia. Retomó la historia y la puso en ficción de una manera muy juguetona, más exagerada de lo que había pasado en la realidad, para que funcionara como una película, que creo que es lo que se tiene que hacer a la hora de escribir un guión. Lo que tienes que ver que funcione es que sea una historia que te enganche, y siento que lo hizo de una manera muy sutil, muy elegante.

A.G. La película transita ese andarivel tan delicado que pareciera un drama, pero es una comedia y por momentos es una película de humor negro. ¿Cómo trabajaron estos cambios ustedes, los actores?

A.B. Siento que es una especie de caballo de Troya, porque la gente se sienta en la sala y piensan que van a ver una comedia y como en la primera mitad se ríen, les parece simpático, se van enganchando y de repente dentro de esa comedia van surgiendo esos detalles de la construcción de la misma historia que eventualmente te abren a  la emoción  y te agarran por otro lado y se convierte en una especie de drama que te llega al corazón. Entonces la construcción de la historia fue muy gozosa, porque nosotros no la veíamos como una comedia, pero Mariana si la veía como una comedia, pero no nos lo decía y trataba de encausarnos en ese tono que de repente en México a veces nos cuesta un poco de trabajo. Tenemos una tendencia a la exageración, a la sobreactuación, estamos muy  acostumbrados al tono melodramático de las telenovelas. Nuestro pueblo mexicano esta completamente embobado, invadido por la televisión y por los melodramas y telenovelas que nos hacen de repente perder un poco de sentido de tono, y creo que nos pasa mucho en general a todos los actores mexicanos. Entonces había una claridad de parte de Mariana de por dónde quería que estuviera el tono, de mantenerlo lo mas creíble posible: debía ser un tono suave para que fuera creíble y para que funcione con la cámara tan cerca.

Estábamos encerrados en ese departamento casi toda la filmacion, fueron como nueve semanas en un octavo piso. Había una verdadera sensación de claustrofobia, éramos 50 ahí  metidos y se fue como generando ese tono, aparte de una convivencia maravillosa entre todos estos actores que de alguna manera ya nos conocíamos porque muchos habíamos trabajado juntos. Hubo una verdadera sensación de familia, de un gozo de estar contando esta historia todos juntos.   

 

5-dias-sin-nora1

A.G. Contanos de la experiencia de haber trabajado junto a Fernando Luján, el protagonista de la película que realiza el personaje del viudo Jesús Kurtz.

A.B  Fernando Lujan es un gran, gran actor mexicano que lleva toda su vida haciendo  teatro, cine, televisión, y parte de la maravilla de estar con alguien asi es que tiene una cantidad de anécdotas, tiene una cantidad de momentos vividos que comparte gozosamente. Es una maravilla estar con él, porque te enterás de todos los chismes de la historia nacional de los últimos 50, 60 años, porque el empezó de niño. Él aparece en películas de la época de oro del cine nacional, salía de niño en películas de Pedro Infante, Cantinflas, todos ellos. Entonces tiene anécdotas de esa época, pasando por una época que es muy kitch en el cine nacional que es la época de los 60 y 70, donde el cine hacía unas cosas que son fantásticas, no porque me encanten sino porque la osadía era enorme. Fernando  participo en muchas de esas películas en las cuales todos se van a Acapulco, tienen muchas guapas alrededor, todos festejan y acaban enamorándose y esa es la historia que se repite una y otra vez, y nosotros crecimos viendo ese cine. Yo crecí viendo a Fernando en un personaje que él hacia en televisión que era extraordinario porque logró colarlo dentro del humor exagerado de nuestra televisión: metió un personaje que se llamaba Don Cucuflato, era de  un humor más como esta película, un humor más negro, más inglés. Un tipo que se vestía de negro, muy decente, era un gentleman. Es muy difícil de meter ese tipo de humor en la televisión.

A.G. Qué  bueno que Mariana incorpore a estas figuras en su cine

A.B. Pienso que es muy valioso retomar a la gente que tenemos en el país, tenemos a muchos que de repente están ahí olvidados, que no es el caso de Fernando, porque siempre ha estado vigente. Lleva muchos años haciendo televisión, la gente lo para en la calle, lo quieren mucho.

 

5-dias-sin-nora-1

 

A.G. Un tema que está muy presente en la película es el de la tolerancia

A.B. A mi me gusta mucho la manera de provocar esa reflexión de parte Mariana, con la estructura de la película, finalmente los humanos no somos tolerantes, no estamos acostumbrados a confiar en los demás. La educación que se nos da es una educación de desconfianza, de discriminación. En México tenemos un país clasista, racista en muchos sentidos, donde las  clases sociales se manejan como un hecho normal, la televisión nos la presentan como que asi tiene que ser: es bueno que estén los ricos, que son quienes nos  mantienen y los demás que trabajamos para que eso suceda. Siento que la película de Mariana permite jugar con todos estos diferentes niveles sociales en un mismo departamento, y no solo los sociales sino también los religiosos, porque está este choque cultural entre el judaísmo y el cristianismo, cosa que en México no es muy común porque la mayoría de los mexicanos son católicos. Hay una población de 108 millones de personas en todo México y la mayoría son católicos, y sin embargo existen otro tipo de  comunidades, no solo la judía,  hay de todo.  Hay una mezcla casi surrealista de culturas, de religiones y entonces lo que permite la película es generar una reflexión sobre la tolerancia y como la  tolerancia viene desde el afecto, viene en el momento en que uno se encuentra con el otro y lo reconoce como parte de la familia. No quizá de la familia sanguínea, pero sí de la familia más inmediata que uno genera siempre en la vida: la señora que viene a hacer la limpieza, el señor que ingresó de alguna manera sospechosa al departamento y que sin embargo se convierte en parte de la familia (que es el personaje de Moisés). Los intereses familiares siempre nos van empujando a hacer cosas que no son de nuestro agrado. Siento que es muy bueno que se hable de la tolerancia y que es posible a partir de este hecho.

A.G. La película fue premiada en Moscú, pero recibió varios premios más

A.B. Empezamos el año pasado en Morelia, esa fue la primera vez que se exhibía. Ahí ganó el premio del público. Después se fue al Festival de Miami y ahí también ganó el premio del público. Luego fue a Moscú y ganó el premio a la mejor dirección, cosa extraordinaria porque en ese festival hay una larga tradición de darle el premio a la mejor dirección a un director ruso. Los mismos rusos estaban sorprendidos que lo haya ganado Mariana. De ahí se presentó en el Festival de Japón y gano el premio de mejor guión y después gano en Biarritz  el Abrazo, que es el gran premio de Biarritz, y de ahí al Festival Latino de Los Ángeles, donde ganó como mejor ópera prima y mejor guión.

A.G. Esperamos que después de esa larga caminata pueda llegar a presentarse en Buenos Aires, para que el público porteño la pueda disfrutar masivamente como ocurrió con el público de Mar del Plata.

Tags:
blog comments powered by Disqus