Entrevista a la actriz Beatriz Valdés

Entrevista  a  Beatriz  Valdés. Actriz protagonista  de “La bella del Alhambra” y “Manuela Sáenz, la libertadora del libertador”. Jurado de la Competencia Latinoamericana del 24º Festival Internacional de Cine de Mar del Plata.

beatrizvaldes

A.G: Haber participado con el protagónico en el personaje de Rachel en una de las películas que mas público ha concitado en toda la historia del cine cubano. Cómo se origina este proyecto de “La bella de la Alhambra”, Cómo fue la experiencia de realización del film?

B.V: Fue una suerte obviamente, yo nunca me imagine, ninguno nos imaginamos que ese proyecto insólito que a Enrique se le ocurrió, imagínate un musical,  una película de época y en una época en Cuba en la que las dificultades económicas era muy acuciantes.

Era un desafío tremendo, era obviamente un riesgo, pero un sueño maravilloso que no es nada raro en Cuba, siempre hemos sido unos locos divinos que nos hemos atrevido a bastantes cosas. Asi que esta vez no fue diferente, pero nunca nos imaginamos que esto fuese a terminar asi. Fue una producción con muchísimas dificultades porque Enrique es un hombre con un temperamento muy sólido, un hombre que tiene una capacidad de soñar extraordinaria, pero sabe muy bien lo que quiere y cómo lo quiere y hasta dónde quiere ir. Defendió su manera de ver su película después de hecha la producción y eso significó que le ajustaran los presupuestos. Es una historia muy contada, pero lo cierto es que esto nos obligó a hacer una película que requería de un despliegue de producción enorme; nos obligo a hacerla con las uñas. Yo digo “nos obligó” porque realmente yo pertenecía a ese colectivo, pero la verdad es que cuando yo llegaba ya estaba todo listo. Pero ahí la directora de arte, el diseñador de vestuario, el productor, Enrique, el asistente de dirección, todos eran un equipo que hicieron un trabajo de arqueología, buscando esos vestuarios de la época, restaurándolos, toda la escenografia, recuperando todo lo que estaba en los almacenes de Vizcaya, al mismo tiempo desvalijando las casa de los amigos que tenían esos tesoros fantásticos, los escultores dando sus piezas, una cosa maravillosa. Y mientras tanto yo estuve un año antes de hacer la película trabajando,  preparándome físicamente, yo recibí clases de Olivia del Sayre, que era una bailaora fantástica, una negra preciosa, gigante, enorme con un culo grandote que me enseñó a mi a mover el culo, pues era muy importante tener conciencia de saber mover esa parte del cuerpo junto con los hombros y todo el erotismo de la época: era una cosa maravillosa. Después recibía también clases de canto de Geranio Castro, un músico extraordinario, integrante de una generación de músicos sublimes, maravillosos. Todos los días recibía mis clases de canto y a la noche iba a los ensayos de la coreografía.

Y así hicimos esta película que fue creciendo poco a poco. Recuerdo la primera filmacion, cuando filmamos el primer número musical y los extras y el equipo técnico se olvidaron que estábamos filmando una película y  aplaudieron! Esto fue una cosa mágica, preciosa, todas las cosas que pasaron ahí espontáneamente fueron registradas por las cámaras y la maravillosa fotografía de Raúl.

Fue una película que desde el primer dia tuvo un toque mágico que nosotros íbamos descubriendo todos los días aunque nunca nos imaginamos que el final fuera un desafuero, porque realmente es una película que (todavía hoy que estamos cumpliendo este año 20 años de haberla hecho y tenemos 20 años asombrándonos del impacto de la película en el publico) la adoran en todas partes, donde quiera que se presenta la adoran.

A.G.: ¿Que repercusión tuvo la película para tu carrera posterior?

B.V. : Lo mucho y lo poco, porque hacer un personaje como este me permitió la adoración de todo el  que la veía, el agradecimiento infinito, imagínate todo el amor y todo lo que yo recibía y al mismo tiempo era una referencia muy difícil de superar.

A.G.: ¿Cómo era Enrique Pinedas Barnet, prolifero director cubano, con más de 25 títulos y ganador del premio Goya 1990 por “La bella de la Alhambra”?

B.V.: Enrique era un entusiasta maravilloso, un director muy claro, un hombre que entendía muy bien el género en el caso de esta película. Sabía cuáles eran los elementos, los detalles y las sutilezas que tenían que estar muy claras para poder entrar en lo que propone la película, y un hombre con una sabiduría extraordinaria, con una calidad humana superior y con una preparación profesional indiscutible: un maestro.

A.G.: ¿Cómo continuó tu carrera luego de “La bella de la Alhambra”? En la actualidad estás protagonizando en Caracas un grandioso éxito teatral con la obra de Ibrahim Guerra “A 2,50 la Cuba libre”…

B.V.: Ha sido  un camino largo, “La bella…” me mantuvo bastante tiempo; después de haberla hecho no recuerdo bien que hice después. En el cine cubano no hice más nada hasta mucho tiempo después. Pero después me enamoré, y me fui a Venezuela, en el ínterin nació Mauricio antes de irme a Venezuela, muy reciente de terminar “La bella…”, ya de hecho estaba estrenando la película  embarazada, y la vida un poco se tomó su tiempo porque tener un hijo implica que hay que dedicarle tiempo. En Caracas me empecé a vincular en principio haciendo teatro, en el ínterin hice películas muy bellas, la primera película en Venezuela fue aquella por la que me enamore una película que se llama” Lisaer”  que hice con el departamento de Mérida y fue con la que entré en el público de ese país. Después en el camino hice “La mujer del corazón” que fue un personaje precioso que hice con Carlos Goteyza; un personaje que en principio estaba concebido como una brasileña que vivía en la selva en la frontera  con Brasil y toda esa cosa de la tala de árboles y toda esa cosa terrible que estamos haciendo con este planeta y este personaje pictórico completamente colorido divino se llamaba Isidora que tenía un paradero donde llegan los camiones y les da de comer y amar, un personaje precioso. Yo convencí a Carlos de que la hiciéramos una cubana que es algo muy sutil en el personaje, fue muy bello ese trabajo. Por ese trabajo recibí un  premio en el Festival de Troya, y en Venezuela recibí el Premio a la Calidad. Fue un personaje muy querido a pesar de que fue una película que no se dio mucho tiempo. Después hice un personaje precioso  que fue “Manuela Sáenz, libertadora del libertador” dirigida por Diego Risquez, una película que tiene un toque mágico al punto que genera un desenfreno en el público. El público la agradece, es ese tipo de películas  como “La bella…”,  en el caso de “Manuela…” tuve la oportunidad  de repetir lo vivido con Rachel. Manuela es una figura muy discutida, un personaje nuestro de nuestro continente que además produjo para mi el desafío de darme cuenta que siendo cubana interpretar el personaje de Manuela Sáenz, que es una ecuatoriana vista por venezolanos en una visión tan múltiple, tan tridimensional de nuestra realidad, entendí que era un regalo maravilloso. Imagínate cuantas nacionalidades están implícitas ahí, y Manuela tiene ese aroma que tiene “La bella…”, la película es que como afrodisíaca, desata pasiones muy bellas en el público, en el publico común, mas inocente y mas puro que va a recibir una película sin artificios, sin estar calificando si la premisa es aristotélica o no,  si se parece mas a Tarkovski o a cualquiera, no olvídalo!

La gente va a verla con el corazón abierto y termina con aquel bombardeo en el pecho, preciosa! Esa experiencia que tuve con “la bella” de una manera gloriosa la tuve con Manuela  y hoy por hoy la película se exhibe y se vuelve a poner y la ponen en televisión, y donde quiera que la ponen la gente lo agradece como con “La bella…” que perdí la identidad y pase a ser Rachel, con Manuela me paso lo mismo, pase a ser Manuela. He hecho mucha televisión y he tenido prensa hermosa,  por mi naturaleza la única manera que tengo de relacionarme con mi trabajo es como si fuera la última vez.

El cine es un milagro que se da cada tanto, la televisión te permite vivir un poco mejor, pagar mejor tus cuentas, cuando terminas de hacer televisión sigues en la misma ruina porque todos somos unos pobres económicamente hablando, gracias a Dios tenemos una espiritualidad millonaria. No quiero ser injusta, creo que todos los medios son valiosos  y  la televisión es uno de los que mas valor tiene para mi porque creo que tiene un impacto extraordinario: siempre lo he dicho, la responsabilidad de hacer televisión es mucho mayor que el resto. La televisión se cuela en la cotidianidad  y nosotros somos responsables  de la formación y somos una referencia cultural y humana y lamentablemente no hacemos la televisión con ese sentido de responsabilidad. En cuanto al acercamiento a la profesión es inevitable que yo me comprometa, mi relación es muy intensa pues creo que es como si lo hiciera por última vez. Es maravillosa esa exploración cotidiana de un personaje que va apareciendo poquito a poco y que además vas teniendo un dominio tremendo porque como hoy la televisión se escribe al mismo tiempo que se hace, el escritor esta viendo lo que escribió con lo cual se produce un feedback . Tu estas siendo responsable de lo que está ocurriendo ahí y eso es maravilloso. Acabo de hacer un personaje glorioso en una novela que se llama “Olimpia Lupe”, una suerte de mujer autoritaria, una mujer con un imperio por fuera y con un universo por dentro, con un sentido de la verdad, confrontadora, con unas libertades en el amor, en la vida, en la manera de ver el mundo muy interesante y con la paradoja de ser lo confrontadora y diciendo las cosas de frente. Es un personaje instalado en el peligro de la verdad, de lo peligroso que puede ser decir la verdad hasta que finalmente confronta la suya propia. Ha sido una experiencia muy bella, desde entonces ando  acumulando personajes que me han  enseñado a ver el mundo en que vivo. Me han ayudado a entender… 

A.G.  : ¿Cómo viviste, como jurado por Cuba, la Competencia Latinoamericana en el festival de Mar del Plata? La proyección de “El cuerno de la abundancia” de Juan Carlos Tabio representando a Cuba y  que luego recibió el Premio del Publico  y una mención especial el elenco de la película por el jurado?

B.V.: Yo te puedo contar que estuve en el cine viendo la película en Mar del Plata disfruté tanto estar en el cine dentro de una masa! Cuando llegué al cine había un cartel enorme que decía: agotada, saqué mi credencial y dije “señores yo soy jurado”. Te imaginaras que yo de ese cine no me iba sin ver la película, yo me iba a sentar aunque fuera en los pasillos, en la escalera pero la iba a ver. Además me alegró tanto que una película cubana estuviera en el Festival: es la primera película cubana que está en el Festival de Cine de Mar del Plata, nunca antes una película cubana estuvo en el Festival y esto es algo extraordinario.

Ser testigo de la presencia del cine cubano y que esa película haya arrasado con todas las entradas desde su primera  exhibición demuestra que el cine cubano ha sido esperado por los asistentes al Festival, lo estaban esperando, estaban esperando una película cubana en el festival de Mar del Plata y ahí estaba yo viendo la alegría del publico, con aquella expectación tan bella de poder ver una película. Luego, dentro del cine, ver cómo el publico reacciona y participa interactivo con lo que esta viendo, cómo adora y conoce cada dicho, cada gags que explica una deformación de lo que es la cotidianidad de ese país, y cómo lo entendían todo, porque yo como cubana tengo una lectura mas clara pero sin embargo todos los que estaban alrededor mio reaccionaban a todo, como saben esto?, pues lo saben,  es maravilloso.

Hace 25 años llegué a Buenos Aires con la 1º muestra de cine cubano, la 2º referencia de Cuba después de la caída de la dictadura que llego a Buenos Aires fue esa semana de cine cubano y yo tenia 20 años. La primera visita  de Cuba a la Argentina  fue Silvio y Pablo una de las cosas mas asombrosas en el Luna Park, cuando ellos cantaban el publico cantaba todas las canciones, como podían cantar las canciones si era una música prohibida? , para mi fue una cosa extraordinaria. A mi me paso lo mismo ahora, cuando yo vi. que el espectador conoce al pueblo cubano, sabe como respira, sabe como se expresa y lo adora. No sabes las cosas que me decía  el público el dia de la premiación: cuando salíamos me abrazaban y me agradecían la película; por eso fue que ganó, porque adoraron la película. Y cuando supe, en aquella conferencia de prensa, que el elenco de la película tenia una mención especial me pareció tan extraordinaria que lloré de la emoción. Era algo maravilloso. Juan Carlos Tabio es un tipo muy sabio y sabe contar muy bien una historia.

A.G.: ¿Filmaste alguna vez con él?

B.V..: No, pero fui testigo de la preparación de su primera película “Se permuta” (1983), yo fui testigo de todo el proceso  porque la protagonista de esa película (Isabel  Santos) en ese momento vivía en mi casa y yo estuve ahí y vi todo ese trabajo de meses  maravillosos. Es un hombre muy sabio que entiende la sutileza. Fue una suerte haber estado aquí y haber recibido la gratificación de este país a mi país desde el amor más absoluto, desde la verdad  mas absoluta, ahí no hay jurado, no hay preferencia, no hay negocio, olvídalo!, es puro corazón. Es el premio más importante de todos los festivales, el premio de la vida, maravilloso! Es un honor y un privilegio haber sido yo quien lo recibió.

A.G.: Habiendo participado como jurado de la Competencia Latinoamericana, ¿cómo viste el nivel del cine latinoamericano? ¿Crees que hay un cine latinoamericano con una identidad propia?

B.V.: Si, la hay. Yo creo que la identidad la tiene el continente…este continente tiene mucho que contar, mucho que enseñar. Todos los terrenos están fértil y tenemos una lista de asombros enormes, somos jóvenes, tenemos mucho que aprender y al mismo tiempo mucho que enseñar. En cuento al cine latinoamericano no lo sé, no me atrevería a dar una opinión tan grande. Si creo que los directores deberían ponerle atención a la manera de contar el cuento, hay un ABC en el “Había una vez…” que no podemos perder con la intención de ser innovadores, con la pretensión de encontrar nuevos discursos, no debemos, porque poder podemos, pero no debemos traicionar lo que garantiza que el cuento esté bien contado y ahí es donde hay que hacer hincapié. Contar una historia es muy difícil: no basta con los silencios, los silencios tienen que estar llenos, las imágenes tienen que tener vida.

Yo recuerdo mucho al cine ruso, crecí y me formé viendo mucho cine ruso, Mucho Bergman, Antonioni. Era un cine muy innovador, muy contestatario, que se enfrentó a las estructuras, a lo establecido…pero tenía mucho que decir. Entonces si vamos a  atrevernos, si vamos a enfrentarlos a las estructura que nos garantiza los éxitos, (pero no es pecado tener éxito, no lo es), hay que fortalecer la historia del “cuentito”, para que la historia tenga sentido y para que llegue. No basta con que “yo la entienda” como creador, me parece que los jóvenes tienen derecho a experimentar. Es maravilloso equivocarse pero hay que darse cuenta que uno se está equivocando o que todavía le falta por aprender. ¡Hay tanta gente talentosa! , tanta gente que tiene  tantos recursos , que tiene un ojo tan agudo, tan brillante, es una cosa maravillosa esos cortos, hay tantos muchachos jóvenes que están repletos de curiosidades, de inquietudes , es una cosa extraordinaria la escuela de cine  de San Antonio , no sabes las cosas que están sacando , una maravilla y este festival fue muy explicito fue de una diversidad extraordinaria .En nuestra competencia no tanto porque la selección fue mas o menos enmarcada dentro de una manera de ver el cine , yo creo que en ese sentido ha debido de ser un poco mas diversa porque se trata del cine latinoamericano  no del cine independiente, porque si era un festival de cine independiente es todo independiente y estaría justificado, pero a nosotros nos toco ver un cine independiente dentro de un  contexto de un cine  latinoamericano y yo creo que ahí faltaba mucho mas, no lo se que es lo que había ahí pero en general fue la sensación que tuvo el jurado es que siempre tuvimos oportunidad de ver el mismo tipo de cine.

A.G.: ¿Quiénes son y qué están haciendo las nuevas camadas de directores jóvenes  cubanos?

B.V. : Hay directores que están haciendo cosas muy “chéveres”, esta Paúl Giraud      con “La edad de peseta”, que le ha ido muy bien; Enrique Álvarez que está haciendo cosas tremendas; Juan Carlos Cremata que hizo “Viva Cuba” y acaba de filmar “Aire frío”. Toda es gente joven muy talentosa. Creo que el cine cubano se está recuperando, que está saliendo de esa apatía de los años 90 que fue terrible en la cual aparecieron historias que yo las veo como una sarta del mercado de la miseria. Eso fue muy rentable, llevar para Europa todas esas historias llenas de carencias y de codicias, algo  que me pareció terrible. La condición económica justificó esa actitud, sino es una co-producción no se podía filmar, me imagino que si no se hace propaganda  a una cosa que vende no te hago la producción, así es una cadena. Pero veo que en Cuba están pasando cosas “chéveres”, yo lamento no poder ir al Festival de La Habana en Diciembre porque estoy trabajando, sino iría. Creo que este Festival de La Habana va ser tremendo: lo abre Juan José Campanella con “El secreto de tus ojos”, pero si creo que están pasando cosas muy interesantes en la Habana,  esta el festival del cine pobre en el cual hay una gran cantidad de gente que encuentra un escenario para mostrar sus obras. La escuela de cine es un escenario maravilloso para que los creadores de nuestro continente se unan.

A.G.: El hecho de que los dos premios mayores del festival los hayan ganado la mexicana Mariana Chenillo con “5 días sin Nora”y la argentina Sofía Mora con “La hora de la siesta”, ¿qué evaluación te merece que dos mujeres hayan ganado los premios mayores?

B.V.: Fíjate que es muy lindo, la primera la mejicana como una mujer puede contar a un hombre de  una manera tan hermosa, tan divina. La segunda una mujer puede contar la infancia de una forma tan particular, en nuestro caso la película de Sofía Mora  fue maravillosa encontrarla , aborda el tema de la infancia llevándonos, arrastrándonos  a esa sensación de susto, de peligro, incertidumbre y eso se convierte en un genero prácticamente de terror con esa madurez prematura de esa niña, una niña que sale a desafiar el mundo teniendo una autoridad que esta en contradicción con su edad y con sus vivencias sin embargo hay otro muchacho que esta atrapado en una responsabilidad que no le  corresponde  a su edad . Yo creo que la amplitud de visión de la historia que esta contando me parece merecedora de todo el reconocimiento , la inteligencia,  la sensibilidad de esta muchacha y como utiliza los recursos cinematográficos a favor de su historia, pues adolece de muchas cosas, tiene muchas cosas que aprender pero ahí esta una cineasta, ahí esta una niña que sabe contar la historia y sabe esos recursos aprendidos de las  generaciones de cineastas anteriores, del cine de nuestra época, del nerreoalismo italiano, de referencias tan maravillosas muy bien usadas con unos recursos mínimos. Las dos son operas primas,  las dos son mujeres y tienen muchísimo para darnos en futuras películas. Ahora  yo soy adoradora de los hombres, yo jamás hablo mal de un hombre, creo que los hombres son una cosa fantástica, asi como creo que las mujeres como estamos preparadas para parir tenemos una capacidad de comprensión un poquito mayor, por eso cuando decimos que un hombre tiene alta su parte femenina  es porque comprende un poquito mas, y esto no es ser mejor, es como otra dimensión, me parece maravilloso que las dos triunfadoras sean mujeres.  A pasado que los hombres cuentas mejor a las mujeres que las mujeres, pero esta bien como espectadores de nosotras nos pueden contar mejor y viceversa. Las dos historias se ven que son grandiosas.  Esta niña Sofía Mora, yo hable con ella que estaba recién parida por eso no estaba en el festival, la humildad, el asombro, la sencillez , el agradecimiento con el que recibió la noticia de su premio, y su mama me la puso al teléfono, fue muy bello, yo vi que estaba muy conmovida por la inocencia con la que ella  había recibido el premio y  le dije que guardara esa sensación para todos los premios que le vienen, yo creo que le vienen muchos premios, creo que es una niña que tiene muchas cosas para decir y sabe que hacer con una cámara, con una luz, con una historia y eso hay que premiarlo. Yo creo que la función del jurado es muy delicada, simplemente la función es dar una opinión, no es calificar esto esta mal o esto esta bien, a uno lo invitan para dar una opinión y nuestra opinión fue esa, a veces no estábamos de acuerdo, otras veces tuvimos que negociar como todos, pero la idea es que tres personas que se juntan comentan y tratan de opinar con justicia y eso fue lo que hicimos.

A.G.: ¿Que evaluación te llevas de este festival?

B.V.: Evaluación ninguna, la sensación de haber formado parte en primer lugar de la magia de Martínez Suárez. Hace dos días cenando en casa de Juan Leyrado, donde estaba su hijo y su esposa que fue la productora del festival estábamos comentando la maravilla del festival, y la maravilla que fue para ellos como experiencia, para ella como productora y yo como jurado y espectadora también, yo fui las dos cosas y yo les leí la carta que me mando José Martínez Suárez para invitarme al festival. Fue una cosa tan mágica, porque yo lo conocí en la Habana pero desde entonces no sabia nada de el, si algo sabia era por referencias, aquello que ocurrió en la Habana que nos conocimos ocurrió mucho tiempo desde entonces hasta ahora.

Y un dia recibo una carta, una invitación  pero una cosa tan gloriosa, tan delicada, tan ingeniosa, tan única, tan personal, tan mágica que no la pude soportar. Yo tengo 25 años preparando el viaje para venir, y siempre algo ocurría que se postergaba, resulta que me demoro 25 años en venir y quien me trae es este señor que me seduce con esta carta que cuando la leí en casa de Juan, no sabes lo que ocurrió ahí?, no sabes, aquella gente derretida, impactada y empezaron a opinar cada uno a dar su visión de un señor que definitivamente es un ser tan especial, es como un tesoro, una cosa impresionante este señor. Yo leí mi carta  y ahí empezaron ellos a adorarlo cada uno por sus razones. Estar ahí y haber formado parte de una experiencia que sabemos que es única y saber por experiencia de Legrado  lo que esta dejando este señor: la invitación que les esta haciendo a las próximas generaciones de abordar la creación con tanta gracia y con tanto carisma y con la invitación a DESCUBRIR SU PROPIO DON, DESCUBRE TU DON Y USALO EN TODO LO QUE HAGAS, USALO! PONLE TU CONDICION PERSONAL A TODO LO QUE HAGAS, eso es lo que hace este señor, yo soy asi  y ese “yo”  esta auditando cada una de las cosas que hago, y por eso nos sorprende permanentemente. Entonces creo que eso le da una condición muy especial al haber estado aquí. Por otro lado mira yo no me creo merecedora de estar y formar parte de ningún espacio de opinión , yo soy una eterna aprendiz, a mi me gusta que me enseñen, que me lo expliquen todo, yo no tengo que explicarle nada a nadie porque yo no se nada, no lo se , de manera de que ocupar un espacio en el que me da un cierto poder es algo que me atemoriza mucho, por eso insistí  en que yo iba a dar mi opinión, yo no iba a calificar si estaba bien o estaba mal, eso no lo se. Eso es algo que agradezco infinitamente, este señor debe haber averiguado la razón por la cual me podía invitar, yo creo que hizo bien en invitarme, yo creo que en ese sentido soy una persona honesta y no hay ningún interés mas alla de la experiencia y reconocer la maravilla de la creación, todos somos creadores, nosotros hacemos un café con otros aromas.

A.G. Ha sido un placer enorme escucharte y nos gustaría que volvieras a Buenos Aires y contar contigo en algunas de las películas de nuestros realizadores.

  • Beatriz Pascala

    Ha sido un auténtico placer leer esta entrevista. Qué señora tan extraordinaria! Muchas gracias a Usted!

  • Sebastian Russo

    Beatriz, esto es lo que Alfredo García me ha enviado como respuesta a tu afectuoso mail, saludos, Sebastian:
    “Te agradezco a ti el comentario y coincido contigo que BEATRIZ es una hermosa mujer por fuera y por dentro, y que ha vivido y vive con” intensidad”, regalándonos permanentemente su experiencia. Un abrazo. Alfredo”

blog comments powered by Disqus