Elena Varela, directora de “Newen Mapuche”

El documental chileno Newen Mapuche, de Elena Varela, fue la película ganadora del XIII Festival de Cine y Derechos Humanos, que se llevó a cabo en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, entre el 19 y 25 de mayo. Durante esos días se exhibieron más de 70 obras con una asistencia que superó los 9 mil espectadores.

“Por el profundo trabajo periodístico y  de investigación realizado por la directora, que refleja una de las situaciones mas injustas en relación a la vulneración de los derechos humanos en el mundo, que aún perduran en tiempos de democracia”, el jurado le entregó el 1° Premio a Newen Mapuche, que lleva como subtítulo “La Fuerza de la Gente de la Tierra”.

Cuando estaba realizando su película, Elena Varela fue detenida y encarcelada durante casi dos años. La directora nos cuenta su experiencia:

Estaba realizando el documental Newen mapuche cuando fui detenida abruptamente en el año 2008, acusada bajo montaje judicial y policial de pertenecer a un grupo armado y de haber realizado distintos actos de delitos, robos y violación de información militar en el sur de chile.

Esas acusaciones que te hicieron a vos son las mismas que le hacían a varios mapuches detenidos…

Claro, hasta el día de hoy se ha utilizado la Ley Antiterrorista y acusaciones bajo montaje judicial y policial hacia los líderes de los movimientos mapuches, con el fin de controlar y aplacar el movimiento mapuche. Tenemos más de 50 presos políticos y hay 4 presos que fueron condenados a 25 años de cárcel que están en huelga de hambre hace más de dos meses. Eso es lo que estamos viviendo en Chile. Hay un estado de persecución frente a aquellos que reaccionan contra la opresión y la instalación de distintos tipos de políticas económicas y sociales en Chile.

A pesar del tiempo presa, ahora podés mostrar lo que filmaste…

Hay toda una lucha para poder denunciar las cosas que están sucediendo actualmente, y también hay toda una resistencia como documentalista de poder sobreponerse a cualquier obstáculo.

¿Ya habías terminado el documental cuando fuiste detenida o lo terminaste después?

Lo retomé después de que fui liberada en abril del año pasado. Lo terminé a fin del año pasado para comenzar a mostrarlo a nivel internacional en distintos lugares.

¿Pudiste recuperar todo el material filmado o hubo parte que se perdió en la requisa?

No recuperé todo el material, me devolvieron una parte muy pequeña. El resto todavía no logramos recuperarlo, pero a pesar de eso terminamos el documental. Las imágenes extraviadas creo difícil que las vaya a recuperar. En eso estamos ahora, levantando una campaña para obtener una compensación por todo el daño.

Cuándo estabas presa se generó, al menos en Buenos Aires y en la Argentina, una gran red de solidaridad para tu liberación. ¿Cómo fue la repercusión en la sociedad chilena?

Fue algo maravilloso, fuerte y estremecedor para la sociedad chilena el hecho de que documentalistas argentinos hubieran alzado la voz en protesta, reaccionando a favor de la libertad de expresión y frente a mi persona, que estaba presa. La Doca, los Documentalistas Argentinos, se unieron y ahí tomaron también el ejemplo mis compañeros audiovisualistas chilenos para poder exigir nuestros derechos. Fue algo llamativo también internacionalmente porque nosotros como documentalistas contamos la historia social que viven nuestros pueblos, y se tiene que contar lo que realmente está sucediendo. Nuestra sociedad está llena de atropellos y también de resistencias, entonces esa es la realidad de un documentalista que en el fondo saca la foto de lo que históricamente está sucediendo.

¿Cómo fue el proceso de realización de tu película?

El proceso de un documentalista, sobre todo en historias y conflictos, pasa por el mensaje y el testimonio que cada organización y cada comunidad –en este caso- te entrega. En base a eso uno construye la historia. Nosotros empezamos en el 2003, 2004 a grabar a las comunidades mapuches. En ese tiempo, lo único que había escrito sobre ellos de alguna importancia era de la prensa oficial, que los trataba de terroristas. Por eso nuestro trabajo está basado en las comunidades, porque de eso se trataba: de dar a conocer los testimonios de las personas, y estando adentro de las comunidades empezamos a vivir la situación que viven ellos.

¿Cuáles son las reacciones del público en las proyecciones de Newen Mapuche?

Mucha emoción cuando termina la película. La gente siente impotencia de ver como en realidad lo que le puede estar pasando a un mapuche nos está pasando a todos, y se comienza a generar un gran debate no solamente frente a lo que significa nuestro medioambiente, la tierra, y la ocupación de las empresas transnacionales en Sudamérica, sino que también tiene un tema humano, un tema sensible, que nos hermana y nos hace sentir que tenemos que hacer algo al respecto.

 

Tags:
  • P. Roman Espadas, S.J.

    Hoy por la mañana, en el 33 Festival de Cine de La Habana, contemplé Newen Mapuche con toda mi persona, con frecuentes lágrimas en los ojos y en el corazón, con una profunda solidaridad con el pueblo Mapuche, con un inmenso agradecimiento a Elena Varela, autora de este.excelente documental
    Espero y deseo que el 33 Festival del Nuevo Cine Latinoamericano reconozca la eminente calidad técnica, estética y humana de este documental y le conceda el Gran Coral en el género documental.
    Será una manera muy válida de colaborar con la noble lucha del pueblo Mapuche, del pueblo haitiano y con todas las personas que luchan día a día a favor de un mundo más plenamente humano.
    Deseo y espero que Elena Varela siga produciendo documentales parecidos a Newen Mapuche: ¡Gracias!
    Con mi afecto, P. Román Espadas, S.J. (romansj@concur.co.cu)

blog comments powered by Disqus