Seré millones

Expropiar. No es un robo a un banco, aunque los diarios de la época lo nombraran “el verdadero golpe del siglo”. Es una expropiación, una acción llevada a cabo por el PRT-ERP en 1972 contra el Banco Nacional de Desarrollo, de donde lograron llevarse 450.000.000 millones de pesos (por costumbres librecambistas, los referimos también en dólares como 10.000.000) sin disparar un solo tiro.

Una acción que le permitió a la organización político-militar financiar varios de sus futuros proyectos. También significó un cambio radical en las vidas de Oscar Serrano y Ángel Agus, militantes del PRT-ERP que trabajaban en el banco y permitieron el acceso al mismo. Seré millones recupera esas vidas militantes y los pormenores de aquella espectacular acción, propiciando el reencuentro 40 años después.

Elige hacerlo entramando la ficcionalizacion de los hechos con el relato de los protagonistas, y se permite al mismo tiempo discutir la idea de verosímil en la representación. Los actores son interpelados en cuanto sujetos históricos, enfrentados a estos sobrevivientes que deben encarnar. Pero también enfrentados a la realidad de los años `70, y las lecturas que tienen o conocen de dichos sucesos. En el comienzo, se exhiben las pruebas del casting, como una suerte de reality donde un actor invitado los incomoda con planteos trillados de la lucha armada y de la década en general.

La película se vuelve asi una especie de viaje iniciático, para estos jóvenes que deben representar a otros jóvenes que eligieron el camino de la militancia por un cambio revolucionario de la sociedad. Los actores ofrecen su testimonio al finalizar el rodaje, donde dan cuenta de ese proceso que han transitado. Son confesiones, relatos, visiones de la representación de su papel y del contacto con los protagonistas de la historia. Un recurso que permite el diálogo con aquellos que no están familiarizados con nuestra historia reciente, y que logra sortear el riesgo de una mirada paternalista ante su desconocimiento. Sirve como testimonio de quienes al entrar en contacto con la realidad de los hechos o con una mirada de los mismos, ponen en crisis sus preconceptos.

Pero Oscar Serrano y Ángel Agus también se vuelcan a la ficción. Pasan del papel contemplador del protagonista de la historia que juzga el realismo alcanzado por la puesta en escena, al de actores de esa misma puesta representando sus propias vidas. Ese pasaje no parece forzado, sino que se encuentran a gusto en ese juego actoral que parece permitirles volver a ser aquellos jóvenes que fueron.

Cuentan pasajes de sus vidas, de las decisiones que los llevaron a sumarse al partido, de las emociones que vivieron antes, durante y después del golpe al BND. También brindan su opinión de cómo debería ser la filmación, momento en el cual discuten de los excesos del realismo que pueden alcanzar. Oscar propone frases triunfales en los saludos de los actores, que Ángel recuerda nunca existieron en la realidad de la cual ellos fueron los protagonistas. Ese debate sobre la representación y el verosímil que pueden alcanzar, es de lo mejor de la película.

Seré millones también recupera el trabajo de Raymundo Gleyzer, director de cine y militante del PRT-ERP, que organizó el Grupo Cine de la Base y que filmó el Comunicado Nº 2 del ERP “Sobre la acción del Banco Nacional de Desarrollo”.  Ese material aparece en la película como registro oficial del partido del resultado de la expropiación. Pero también se rescata su labor militante, las proyecciones donde llevaba “el cine a las bases” y los pormenores de aquella filmación.

Otro protagonista que aparece es Mario Roberto Santucho, en la representación del encuentro en Cuba que tuvieron Oscar y Ángel con él, exiliado luego de la fuga del penal de Rawson. Narran allí la emoción de haberlo conocido, de lo que significó ese encuentro, poco después de la masacre de Trelew, donde sería asesinada su mujer, Ana María Villareal. Esta historia les permite a Omar Neri, Fernando

Krichmar y Mónica Simoncini recorrer muchas de las vicisitudes que debió enfrentar en los años de lucha el PRT-ERP. Es un suceso que condensa diversos elementos del amplio accionar político del partido.

Y Seré millones las recorre con un espíritu festivo y militante, logrando recuperar las historias de vida por detrás de la acción político-militar. Se permite contar esta historia con alegría, algo que resulta imprescindible para comprender en toda su profundidad nuestra historia reciente.

 

blog comments powered by Disqus