Sólo para payasos

Con unos doscientos payasos vestidos de “rigurosa etiqueta” presentes en el renovado Cine Gaumont, se estrenó Sólo para payasos, dirigida por Lucas Martelli.

La película muestra a varios clowns deambulando por el mundo rumbo a una convención en la cual se presentará “el acto ideal”, aquel acto superior que todo payaso quisiera mostrar a su público. En base a esta excusa ficcional que permite la puesta en escena de estos artistas en los paisajes más diversos del planeta, el director indaga en el mundo de los payasos en clave documental. El mismo Martelli, maquillado y con nariz roja, se suma a este delirante encuentro (filmó durante la Convención Argentina de Circo, que convoca a más de cuatro mil artistas, y además conoce ese mundo desde adentro ya que aparte de cineasta es acróbata). La pata documental del relato está construida en base a una serie de entrevistas a los mismos protagonistas que hablan del oficio, la esencia, e incluso el devenir histórico de tan antigua profesión. En el relato participan payasos de diferentes estilos y corrientes, como Chacovachi (callejero), Toto Castiñera (Cirque du Soleil), Pablo y Luna (Circo Social del Sur, que trabajan en barrios populares o villas de emergencia), Circo Manija (Taller de Artistas del Borda), Tortell Poltrona (Payasos sin Fronteras), y muchos más. Cada uno aporta su experiencia de vida, sus anécdotas e, incluso, sus reflexiones filosóficas: sobre el trabajo durante la dictadura, en zonas de desastres naturales, en el circo o en la calle. La película también constituye un testimonio sobre la risa, el absurdo, la crítica social, y la vida libertaria que llevan estos seres.

Como forma de recopilar imágenes de clowns alrededor del mundo (y ante el bajo presupuesto con el que contaba), durante la etapa de producción Martelli convocó a un extraño concurso a través de Internet: “Si este gil no me grabó lo hago yo mismo”. Así fue como consiguió material de los rincones más alejados, como Nepal por ejemplo, de personas que ni siquiera conoce, lo cual convierte a la película en una “superproducción payasa” única. Esta realización también cuenta con el trabajo detrás de cámara de Claudio Remedi y Gabriela Jaime, quienes junto a Martelli integran Boedo Films, uno de los grupos de cine político más importantes de nuestro país desde la década de los noventa.

Nadie debe sentirse excluidos por el título: Sólo para payasos apela al payaso que todos tenemos dentro, y que siempre pugna por salir.

 

Dirección: Lucas Martelli

Argentina, 2012

 

Trailer:

 

Tags: