“Hay que saber aprovechar las nuevas tecnologías para difundir las problemáticas sociales”. Entrevista al Kolectivo Espora

Entrevista a miembros del Kolectivo Espora (Méjico), quienes presentaron en el Festival de Cine Político de Buenos Aires el documental Deforma Educativa. Perspectivas del Movimiento Magisterial en Veracruz. “De repente, ustedes van a presenciar estallidos sociales en México, es muy fuerte, porque esto es como una olla a presión, puede explotar”.

¿Cómo surge el proyecto del documental?

Gualberto Díaz: El proyecto del documental de la Reforma Educativa, surge en un Taller de Sociología Audiovisual que se imparte en la Facultad de Sociología de la Universidad de Veracruzana. Y un colectivo de estudiantes, que pasaron por ese taller, se incorporan al trabajo de realización y hacemos este documental. Es un trabajo colectivo que trata de visibilizar un movimiento magisterial  en contra de una reforma educativa en México, pero se contextualiza en el Estado de Veracruz. La historia de la película sería el movimiento magisterial en Veracruz.

¿Por qué apelaron al cine para dar registro a este conflicto?

Andrea Ayala Luna: Estamos como en el “imperio de la imagen”, consideramos que es bien importante y es una manera bastante efectiva de transmitir las investigaciones que en nuestro caso son de las Ciencias Sociales, que normalmente se quedan rezagadas en publicaciones de libros, revistas… Que está muy bien, pero que también hay que saber aprovechar estas nuevas tecnologías para difundir un poco más las problemáticas sociales que ocurren y es como parte de la exigencia de la historia, que hagamos caso y veamos todas esas manifestaciones. Y que, en nuestra medida, podamos retratarlas de esa manera. Considero que los medios audiovisuales son súper efectivos, llegan, se transmiten y se esparcen fácilmente por el público.

¿Tenían ya experiencia en la realización cinematográfica?

Joaquín Murguía Lee: Pues tenemos casi, más o menos, un año de experiencia con esto, apenas estamos empezando. Empezamos con un pequeño video político sobre nuestra Universidad, que se llama Diálogos en construcción, del mes de abril del 2013 y de ahí, hemos empezado a descubrir nuevos panoramas dentro de la cinematografía. Luego empezamos con este documental de la Reforma Educativa y tenemos otras producciones.

En Argentina, post 2001, hubo una fuerte aparición de grupos documentalistas. ¿Cómo es la situación en México?

GD: Igual, en México hay un “boom” del documental en diferentes niveles. El documental que se hace en las calles, es decir, de manera independiente, registrando movimientos sociales, atropellos, etcétera y documentales con un corte más, digamos, como de mayor producción de dinero. O sea, el documental tiene un “boom” y sobre todo hoy en día, las nuevas herramientas audiovisuales son más accesibles, permiten una mayor flexibilidad en la producción. Los estudiantes pueden acceder con mayor facilidad a hacer una película usando cámaras no tan caras, pero con una narrativa, con una técnica que es elemental. En México hay un “boom” y yo creo que lo que presenciamos acá en el Festival de Cine Político es una tendencia latinoamericana y si se puede, hasta mundial. Los mismos problemas que atraviesa Argentina, de alguna manera también impactan a toda la geografía latinoamericana, como el capitalismo por despojo, los megaproyectos, minería, hidroeléctricas, las reformas estructurales. Es una constante, una tendencia latinoamericana. Y el documental es la posibilidad de visibilizar esas luchas, esos movimientos.

¿Tenían conocimiento de algo del documentalismo argentino actual?

GD: Yo sí he tenido conocimiento del trabajo que acá se hace. He ido a festivales y el documental argentino es muy bien visto. El documental argentino tiene una resonancia bastante amplia en México. En el Taller les paso, hace algunos años, una película que se llama La Cuarta Guerra Mundial, parte de la historia es de acá, del saqueo del 2001, de movimientos de la revuelta en el 2.001 y también del Movimiento Zapatista, Bolivia.

Hablando específicamente del conflicto, ¿qué es lo que pasa con los docentes en Veracruz?

JML: En sí el conflicto en el Magisterio parte de la nueva Reforma Educativa, es básicamente, de trasfondo, una reforma laboral. Esta reforma prácticamente pretende borrar bastantes derechos que los maestros se han ganado a punta de guerrillas y de revoluciones desde hace un siglo prácticamente, desde la Revolución Mexicana. Porque la historia de la educación se remonta, en México, hasta la segunda mitad del Siglo XIX, más o menos, digo más allá lo prehispánico, pero algo más contemporáneo es después de la segunda mitad del Siglo XIX. Y todas esas luchas que los maestros han peleado ahora se vienen abajo, con sangre, con gritos, con todo y básicamente se cuartan los derechos. O sea te pueden sacar de la escuela si no cumples con ciertos requisitos ahora impuestos. Igualmente la educación ahora se está privatizando, ahora tú tienes que pagar 7.500 dólares cada bimestre, o sea cada familia tiene que pagar eso.

AAL: Las subvenciones que antes daba el Estado, ahora con la reforma los padres de familia se tienen que hacer cargo de las escuelas, de pagar luz, de pagar el agua, de pagar los informes de los chicos, de enviarles la comida, de pagar prácticamente la renta del lugar. Entonces, ese decaimiento de la educación se ve complementado con todas estas nuevas creaciones de escuelas privadas que te ofrecen terminar tus estudios mucho más rápido y que tienen mejores condiciones infraestructurales, pero que la educación se está yendo muy para abajo en calidad. Entonces, sí es una problemática muy fuerte, siendo México el país con el sindicato magisterial más grande de Latinoamérica. El hecho de estar a un lado de EEUU precisamente hace que se implanten con muchísima fuerza, en todo el país, esos mecanismos de privatización de la educación. En el norte del país, hay escuelas “charter”, un modelo estadounidense en el cual durante la tarde, las escuelas públicas que no tienen alumnos son ocupadas por empresas privadas que cobran dinero para que asistan nuevos estudiantes. Están aprovechándose, incluso, de la infraestructura de las escuelas públicas y eso se está aplicando en la parte norte del país y eso es como un experimento para ver qué tan bien funciona y seguir bajando y bajando.

Con la asunción de Peña Nieto, ¿esto ha empeorado, cuál es la perspectiva?

AAL: Sí, pues con Peña Nieto… o sea, son políticas desde los ’80 para atrás, pero básicamente los últimos dos presidentes antes de Nieto, empezaron a colaborar con toda esta implantación de modelos neoliberales. Enrique Peña Nieto fue el que despegó toda esta Reforma, la Reforma Educativa, la Reforma Fiscal, la Laboral, la de energéticos  y la de Telecomunicaciones.

JML: Y también la de Salud. Peña Nieto trata de cerrar el proceso de alineamiento con los intereses privados de bancos, precisamente, y grande empresas de extraccionismo energético. Se busca, básicamente, privatizar los recursos y se crea la “guerra del narco” para poder crear un estado de miedo en la población y que sea más fácil. Porque en México el problema es que los bancos son los que administran el dinero del narcotráfico, los mismos bancos son los que están suministrando esta guerra.

AAL: Y que también constriñen a la hora de darle financiamiento a todas las escuelas y universidades públicas.

GD: Por ejemplo, esto que comentaban, es importante que las leyes están llegando a un punto de criminalizar cualquier tipo de protesta social. En México, en estos momentos, están por aprobar una ley, porque no hay debate, los partidos se dicen de derecha e izquierda, pero es lo mismo, la misma tendencia. Y lo de criminalizar, es que el Gobierno tiene la facultad de considerar un acto subversivo cualquier reunión, cualquier manifestación y va a poder quitar las garantías individuales en cualquier momento que considere que hay peligro para la Nación. Entonces, esto para toda la gente es muy grave, pero sobre todo para los que queremos hacer películas documentales de índole social, es una situación muy complicada. Estamos en una regresión histórica impresionante, donde los únicos espacios alternativos que nos quedan son las asambleas, las escuelas y ciertas comunidades indígenas que están luchando por crear espacios autónomos al margen del capitalismo, no sólo del Gobierno. Es muy difícil la situación en México.

AAL: Precisamente, como complementando esta idea, en cualquier momento que ellos consideren que estás yendo en contra de las políticas estatales federales, en el momento de quedar detenido, se suspenden tus garantías individuales y puedes recibir tortura, puedes ser desaparecido. Como parte de la preocupación, es que la Reforma de la Ley de Telecomunicaciones permite que los dos monopolios más importante de México, que son Televisa y TV Azteca, que están completamente alineados con el Gobierno, se extiendan aún más con las televisoras independientes o los canales independientes de televisión y de Internet, extienden aún más su monopolio. El Gobierno puede acceder a tus registros de comunicaciones, registrando desde dónde salió la comunicación a dónde se recibió y quienes son los destinatarios de esos mensajes, que también los mensajes se descifran; y pueden bloquear Internet, censurar todos los contenidos contrarios a las políticas federales y también el Gobierno y Seguridad Pública. Pueden suspender las redes de telecomunicaciones, entonces, si estás en una manifestación y te están golpeando y tú quieres avisarle a la gente, no puedes hablar por teléfono, no puedes hablar por Internet, no puedes subir un video. Es bien preocupante para todos.

En el marco suramericano, con distintos gobiernos de distintos signos políticos pero con una faceta popular, se dio un marco de unidad. México nos quedó siempre como bastante por fuera de eso. ¿Cómo lo ven ustedes, cómo ven al resto de América y qué perspectiva de unidad creen posible?

JML: Pues yo creo que la posición de México(al igual que Costa Rica, Panamá, hasta yo creo que Chile), es difícil por la ubicación geográfica; somos el patio trasero de EEUU y por más que queramos alinearnos es difícil. Ha habido dos momentos históricos, en el sigo pasado, donde la Banca se ha tratado de nacionalizar y, en ese momento, en que el presidente quiso nacionalizarla, los bancos y las grandes empresas en México retiraron sus capitales del país. Entonces, es una coacción económica básicamente, porque si es una nación industrial, en cualquier momento, si las empresas ven una tendencia, ya ni siquiera de izquierda sino de centro, nos acaban, sacan el capital de México y el país se viene abajo.

AAL: Encima, el país es también tan grande que decimos que hay, pues, distintos Méxicos. Yo soy de la parte norte y allá el consumo es completamente yanqui y no se sienten identificados con el resto de las luchas que hay un poco más abajo en México. Incluso en marchas me tocó escuchar, pidiendo que los hermanos del norte despertaran y se unieran a la lucha, porque en el centro y el sur sí están mucho más movidos. Incluso, con esta reforma que empezó a subir otra vez la movilización social, pero es muy difícil, como dicen, “tan cerca de EEUU y tan lejos de Dios, México”.

GD: Sí, yo creo que esto es una cosa que nos parece muy triste, es decir, con estos gobiernos de derecha, México se está alejando cada vez más de las tendencias progresistas de América Latina. No sólo de Argentina sino de las más representativas como de Bolivia, Ecuador, que tienen leyes muy avanzadas en Derechos Humanos, Derechos de la Tierra. Pero en México vamos hacia atrás, nos estamos consumiendo por parte de EEUU, pero también podemos señalar, en el caso de Veracruz, de donde venimos nosotros, esto era más grave. Veracruz es el segundo Estado de la República Mexicana que representa mayor asesinato de periodistas. Incluso, están señalado por organismos internacionales como los Estados donde no se puede ejercer la libertad de expresión. Hay una censura impresionante en los medios. Esto que tú viste en el documental no circuló en la prensa, en la televisión mucho menos, entonces, pues, vamos hacia allá. Sí hay voces de protesta, bueno el documental lo muestra, ¿no?, hay una gran inconformidad. Muchos analistas están diciendo que se gesta un gran movimiento nacional, por varias partes, que el mundo va a concluir, va a explotar porque el campo por un lado está rezagado, pero hay movimientos de campesinos e indígenas que están protestando, los estudiantes por otro lado, los maestros. De repente, ustedes van a presenciar estallidos sociales en México. Es muy fuerte, porque esto es como una olla a presión, puede explotar.

 

Tags:
blog comments powered by Disqus