Festival Cine Migrante, los cuerpos en movimiento

Un diálogo con Florencia Mazzadi, directora del Festival Internacional Cine Migrante, Cine y Formación en Derechos Humanos de las personas migrantes, que ya cumplió su 7ma edición en Buenos Aires, quien comparte sus motivaciones.

Inicios. “El festival surge en 2010, año en que la argentina reglamente la Ley Migratoria vigente -que modificó la anterior que era de la época de la dictadura- y establece, de manera vanguardista en términos legislativos, que migrar es un derecho humano. Desde las distintas organizaciones que de alguna forma hicieron a la incidencia de esta ley, nos parecía sumamente importante poder pensar  y dar fundamento a este paradigma filosófico que establece que la movilidad es parte de la naturaleza de la humanidad, y que esta movilidad tiene factores que implican una desigualdad en las instancias de acogida. Todas las personas tenemos que ser acogidas de igual manera, seamos de donde seamos, ese es un factor de incidencia general que establece también la necesidad de pensar que si el derecho a migrar es un derecho humano, y si la movilidad es parte de nuestra manera de hacer y de ser, la identidad de los estados nación es construida y construible permanentemente”, sostuvo Mazzadi, licenciada en Historia de la Universidad de Buenos Aires, especializada en conservación y preservación de archivos fílmicos en la Filmoteca de Madrid. “El Festival se propone pensar cuáles son los paradigmas de construcción de esta identidad, y mostrar justamente esta temporalidad para entender que esa unidad (estado-nación) no deviene de manera natural: no hay personas que por haber nacido en un lugar tengan derechos y personas que por haber nacido en otro no los tengan. Todos y todas somos merecedoras en igualdad de condiciones de esos derechos, que no son más que el acceso a derechos económicos, políticos, sociales y culturales”, explicó.

Pantalla. “Provengo del ámbito cinematográfico, y claramente vemos que desde las distintas cinematografías contemporáneas hay una importante producción de películas en torno a esto: a la construcción de la identidad, la imposibilidad de la construcción de identidades esencialistas, con directores de gran envergadura, alemanes, francés, españoles, africanos y latinoamericanos”, detalló Mazzadi, que trabaja en cine desde 2003. “Cine Migrante es una apartado cinematográfico de una gran cantidad de películas independientes que pasan por festivales de cine y son premiadas, y que no tienen una pantalla específica en la argentina. Son producciones no comerciales, que de no ser exhibidas en el Festival no pueden llegar al público de ninguna otra manera. A su vez, es un Festival competitivo, que va por su 7ma edición, se realiza en Buenos Aires y luego tiene una serie de muestras que es una versión más pequeña en distintas ciudades de América Latina y Europa. Hubo en Medellín, Barcelona, Venecia, Lisboa, Islas Azores, Valparaíso, San Martín de los Andes, y esta es la primera que se hará en Paraná”, comento.

Puentes. “El objetivo específico del encuentro de Cine Migrante con el público tiene que ver mucho con los diferentes modos en que la movilizada se vive. No es lo mismo lo que está pasando Europa hoy en su corriente migratoria, que ellos llaman “crisis humanitaria” pero claramente es el desarrollo de una política extractivista  y sus consecuencias en su propio territorio; que pensar la movilidad en Bogotá o Medellín, país asediado por el desplazamiento interno por el conflicto armado que lleva más de 50 años. Como no es lo mismo pensar la movilidad humana en Buenos Aires o en Paraná. El Festival hace una curaduría que intenta dialogar con ese público e intentar generar ese arco de situaciones completa que nos permitan pensar el espacio en el que el Festival se está desarrollando, y mostrar también una situación contemporánea de movilidad humana”, indicó Mazzadi. El evento apunta a un público abierto, general, atento a la producción cinematográfica, y de los distintos ámbitos de las ciencias humanas y sociales. “El objetivo es pensar y dialogar colectivamente pudiendo abordar el tema con aquellas personas que no necesariamente se sientan a problematizarlo desde sus prácticas. El Festival busca esos puentes todo el tiempo”, aclaró la directora. “Creemos férreamente que el movimiento es parte de la esencia de todo aquello que tiene vida y que lo que no se mueve es aquello que está muerto, y en ese sentido los seres humanos somos partes de ese proceso de vida y cualquier impedimento a ese movimiento es una práctica de la política de la muerte”, concluyó.

Ganadores y Premios de la 7ma edición del festival.

Más información en: www.cinemigrante.org

 

 

Tags:
blog comments powered by Disqus